¿Zona de confort? Yo no la quiero. Reflexión 4

Lo más fácil es seguir haciendo lo de todos los días y no calentarnos mucho la cabeza, seguir como un día más y ya está.

Lo malo es que cuando van pasando los años y ves que tu vida no coge el nivel que deseas, empiezan los malos rollos.

Pero en realidad, tenemos que ver claramente si realmente estamos haciendo todo lo necesario para conseguir aquello que realmente queremos…